[BLOG] LOL DONKAMENTS! Surfeando la ola del poker en vivo

Última publicación:11:06
1
  • Hace unas semanas que me debato sobre si comenzar o no un blog relacionado con mis objetivos en el poker. 

     

    Son varias las razones por las que me lo planteo: en principio busco practicar la escritura, un hábito que hace años dejé en piloto sólo para resolver cuestiones laborales; haré lo posible por llevar adelante un registro de mi progreso en el poker y de mis pensamientos a lo largo de ese proceso, pues creo que puede resultar en un espacio muy rico que con el tiempo agradeceré haber comenzado; intentaré al mismo tiempo compartir la existencia del foro de GipsyTeam, que es una marca de renombre en la industria pero no es muy conocida en la región, que tengo en lo alto desde los inicios de mi carrera y que creo que tiene con qué sostener una imagen sólida en la escena; y también buscaré, de alguna manera con la creación de este hilo, tender un puente hacia aquellos que puedan sentirse identificados con mi camino o que quieran compartir el suyo para enriquecernos al mismo tiempo. 

     

    Los foros representaron una parte importante de mi vida social en la década pasada (y la mayor parte de la anterior) y algunos de mis grupos online se comportan de una manera similar a esos viejos rincones de internet. Definitivamente considero que el poker es un ambiente que puede ir muy de la mano con esta forma de comunicarse. Aunque en las mesas confrontemos, el poker es un juego colaborativo y nunca está de más abrir una nueva puerta a comunicarnos con otros jugadores con los que compartamos inquietudes u objetivos. En mi caso, este va a ser uno de los frentes en los que intentaré abrir esa posibilidad. 

     

    En un principio había pensado usar este espacio para contar sobre mi progreso en las mesas cash: el año pasado decidí volver a jugar, esta vez por mi cuenta y tras un tiempo de no tocar las mesas, y el formato elegido fue cash 6-max. Comencé con Zoom en NL5 y al llegar a NL25 me pasé a las mesas 6-max regulares, con buenos resultados. Llegué a jugar también un tiempo en NL50 y luego volví a NL25 por cuestiones de bankroll, que es donde juego actualmente. Mi opinión actual es que no sé realmente mi nivel de juego, pero que mientras no construya una banca que me permita seguir escalando stakes esa incertidumbre no me va a ayudar en nada. A fines de este mes me mudo a un nuevo departamento, y esperaba a partir de ese momentum comenzar un nuevo período con todo esto en mente. Pero ese horizonte cambió un poco la semana pasada.

     

    Con motivo de la celebración de la primera fecha del año del Circuito Argentino de Poker, hace unos días me acerqué al Casino de Puerto Madero a jugar el Main Event ($400) y reunirme con algunos jugadores con los que no suelo coincidir a menudo. Con el pasar de las jornadas, se puso sobre la mesa una oferta que no quise rechazar: un bancaje a largo plazo para jugar torneos en vivo en Argentina por $400 o menos. La propuesta vino de parte de un jugador que respeto muchísimo, e incluye formar parte de la conversación en un grupo de regulares que constantemente demuestran estar bien alto en lo que a nivel de poker respecta. 

     

    Esto ocurrió en medio de la serie y quedaban sólo unos días, que me alcanzaron para jugar un par de balas en el evento 2nd Chance ($200, sin cobrar) y luego alcanzar una mesa final en un evento $200 Mystery Bounty (9°/197, minicash y 3 sobres de casi un buy-in). Es verdad que 3 games no deberían ser una muestra fiable de nada, pero las impresiones que me quedaron son muy claras: tuve que encontrar muchas adaptaciones a lo que es el poker que estaba acostumbrado a jugar (de 100bb shorthanded online a 10-30bb 10-max live) y al haber ganado un par de flips se abrió lugar a que las pueda poner en práctica. El poker en vivo tiene también muchas características particulares: jornadas muy largas, un ambiente de casino muy cargado, se juegan pocas manos, con jugadores buenos y malos por igual, las adaptaciones al/del field son al menos curiosas y todos estos puntos, entre otros, son parámetros a tener en cuenta. Me fue realmente muy interesante volver a encontrar el flow de las ~30bb en vivo y sólo puedo esperar seguir encontrándole la vuelta para jugar cada vez mejor en las alineaciones que me esperan. 

     

    Hacía mucho tiempo que no sentía este interés por el poker que resurgió al jugar cash por mi cuenta. Esta posibilidad de jugar más caro en un formato en el que también tengo experiencia no hace más que intensificar ese interés, transformándolo en impulso por mejorar. Realmente me tengo fe y voy a esforzarme por mantener ese fuego interno vivo, pase lo que pase. De tener la fortuna de plasmarlo acá con claridad, espero que quienes lean me puedan acompañar en una linda historia de crecimiento. 

     

    Hasta la próxima publicación.

    Publicación editada por hoozh - 19.3.2024, 11:07
    1/3
    Responder Cita
    0
  • Estas últimas semanas estuve jugando torneos, viajé a Santa Rosa para el Circuito Argentino de Poker y hoy juego el Día 2 de la Madero Master Cup en Buenos Aires. ¡Qué lindo que es el poker en vivo! Hacía mucho que no viajaba a jugar una serie y realmente fue una experiencia muy grata el poder sumar horas vuelo de paño en vivo y compartir tiempo con los jugadores. Acumulé volumen y mucha confianza, cosas que nunca vienen mal si lo que uno busca es empezar a acumular títulos cuanto antes, idealmente también para seguir acumulando más volumen y más confianza  

     

    En Santa Rosa conseguí meter dos mesas finales y un cobro habiendo jugado cuatro eventos, lo cual me pone muy contento. Además de haber terminado en un resultado positivo para la serie también obtuve experiencia en spots que podrían no ser muy frecuentes dados los tiempos del poker en vivo. Hace un tiempo que no jugaba torneos y si bien tengo experiencia no es sencillo desenterrar dinámicas y tenerlas frescas en la memoria a la hora de definir. De hecho, estoy pensando agregar torneos a mi rutina online para poder tener una muestra decente de spots para estudiar, aunque aún no retomo el ritmo de grind en la PC.

     

    Fueron semanas movidas las últimas, y entre una mudanza agitada (good ending), el viaje, mis relaciones y mis obligaciones con GipsyTeam no pasé mucho tiempo en la oficina. Me planteo seguir jugando cash principalmente, por una cuestión de bank y porque estoy muy conforme con los beneficios que me trajo jugar el formato, pero agregar cierto volumen de torneos me parece una decisión inteligente. Actualmente los stakes que juego live son muy altos en comparación con el resto y todo lo que me ayude a estar más en forma en esas lógicas es más que bienvenido. Y jugar cash es una idea sensata, no sólo por su estabilidad sino también porque los escenarios deep stack se dan en los torneos y la ventaja que puede dar un juego postflop desarrollado se me hizo notoria y tiene mucho sentido.

     

    Reconozco que me siento realmente muy agradecido con la posibilidad de sentarme a jugar en estos eventos. El haber vuelto a jugar en vivo me reconectó con un aspecto que para mí es fundamental en el poker, por la naturaleza del espacio que genera, pero que por diversas razones se me había quedado olvidado: cada evento en sí mismo es un universo de juego e ilusión, que pone a prueba constantemente pero que también anima a los jugadores a divertirse, mientras todos a su vez avanzan en el juego de la vida. El poker es un juego social, en el que uno pasa mucho tiempo con personas con las que inevitablemente se termina conociendo de alguna forma y que le permiten aprender algo nuevo todos los días. 

    20240501035028_352133.jpg

    Todos queremos ganar en un juego en el que a la vez es importante tener la capacidad de empatizar con quien uno tiene enfrente, en pos de sacar ventaja en el contexto de un deporte mental. Y por supuesto que está el factor dinero, que puede ser tan disparejo y complejo como pocos otros temas de conversación. Es realmente muy rica la posibilidad de compartir en una mesa conversaciones o manos de poker con oponentes que, en las variables de su propia realidad, se prepararon al punto de creer que ellos también pueden jugar mejor que el resto y que no hay razones para no poder llevarse ese pozo o el trofeo (que es mío).

     

    El poker en mi vida fue muy importante y me acompañó durante toda mi adultez. Respeto profundamente a quien decide invertir su dinero y sentarse a competir, y a quien comprende lo difícil que puede ser. El poker es hermoso e infinito; y también es cruel, pero es justo. Por eso es un escenario sobre el que las historias más hermosas pueden crecer. Es necesario amarlo para poder comprenderlo, y así obtener de él su mejor parte. Y yo lo amo, verdaderamente lo amo, y pretendo dedicarle mi mejor versión.

     

    Si quieren seguir las stories que suelo subir cada vez que juego algún evento, lo pueden hacer acá.

    Publicación editada por hoozh - 7.5.2024, 18:58
    2/3
    Responder Cita
    0
  • Hace unos 10 días volví de Rosario, Santa Fe, donde se jugó la tercera fecha del año del Circuito Argentino de Poker (CAP) entre el 6 y el 16 de este mes. Este fue mi segundo viaje para jugar una serie casi completa y a la vez también fue una primera probada de lo que puede significar viajar a jugar durante una mayor cantidad de días. Estaba ansioso por viajar, con resultados aceptables y cercanos a un pinchazo acumulándose, y la ilusión de deep runnear en uno de los eventos con más convocatoria de Argentina. Si bien el viaje estuvo cargado de situaciones estresantes dentro y fuera de las mesas, en resumen fue un buen viaje.

    592a9dbd727e3b7caadb60483e05605e.jpg

    Foto: Julieta Calvo.

     

    EL WARM-UP

     

    Decidí saltearme el primer evento de la serie para asistir al 82° cumpleaños de mi abuela, y la misma noche del 8 me tomé el primer bus a Rosario que encontré en internet. Mi cabeza ya estaba en las mesas, me imaginaba al otro día raiseando y 3-beteando, checkeando en el turn y stackeando oponentes en el river. Y qué caro que pagué la distracción: en lugar de comprar un asiento en un viaje directo de 4hs, compré un asiento en un bus a Tucumán que pararía en un montón de estaciones intermedias y estiraría mi viaje durante 2h30m horas extra. Tomé el micro a las 20hs y llegué al casino pasadas las 3.30am, bastante cansado, pero contento y ansioso por la serie que tenía por delante.

     

    Al otro día, reuniendo el bankroll que había separado en tres pilas en diferentes bolsos, noté que me faltaba una: la pila que tenía más a mano, con 1/3 de los USD y todos los $ARS que había llevado en efectivo, había desaparecido. Sólo dos veces me había levantado durante el viaje, una al baño y otra para consultarle al chofer si podría bajarme en la estación cercana al casino. Pero nada, el dinero no estaba. Un papelón. Fue difícil lidiar con mi primera reacción emocional, sentí mucha vergüenza y me picaban las piernas como nunca, todo esto frente a mi roomate. Hablé con mi backer para contarle y hacerme cargo de la situación, pasé casi una hora en el gimnasio del hotel, tomé una ducha y fui a jugar.

     

    Durante la serie tomé nota de unas cuantas manos que me gustaría discutir con mi backer y tal vez también con otros jugadores, pero creo que un abordaje más directo sobre spots específicos es algo que puedo hacer más adelante en el blog. Hoy también voy a hablar de situaciones ingame, pero desde una perspectiva un poco más general y reflexiva: la idea de este blog nace de intentar registrar todas estas reflexiones que van surgiendo en mi camino hacia mis objetivos, y aunque algunas suenen obvias creo que la mayoría merece su espacio.

     

    YA EN LAS MESAS

     

    Comencé jugando el evento Start Up de $150 con niveles de 30min y varios días iniciales. Este es un torneo clásico de la serie y que suma puntos para el ranking (en el que ni pienso, honestamente) de Jugador del Año. Tiene una estructura de niveles similar a la del Main Event y que cuente con tantos días iniciales lo termina convirtiendo en una especie de mini 2nd Chance con un primer puesto que ronda los $10k. Hice un buen papel durante el Día 1A y también durante gran parte del Día 2, pero terminé cayendo 17° por $430. Ese mismo día también jugué el evento nocturno, de $100 y con blinds de 15min. Llegué a la mesa final, pero caí 9° con 8 posiciones premiadas. Hey, una mesa final nunca viene mal 😛

     

    31791db1d627ff3a64a022158474d08a.jpg

     

    Qué lindo que es el poker. Pero bueno, después de esa primera jornada se vino el invierno y durante las siguientes 8 balas que disparé (3 Main Event, 3 turbos, 1 Mystery Bounty y 1 2nd Chance) sólo obtuve un minicobro en un turbo y un Día 2 del Main Event con apenas el stack inicial (17bb). Ya habiendo tocado el evento 2nd Chance, a esta altura íbamos por el 6° día del viaje y, para ser honesto, me eran evidentes el cansancio y mi baja performance en las mesas.

     

    El cansancio tenía sentido: pasaba todo el día jugando y en los almuerzos o antes de acostarme trabajaba en mi laptop con mis obligaciones en GT. Sólo fui al gimnasio una vez más durante la serie y la comida, además de cara, no contaba con demasiadas opciones. Eventualmente el cuerpo me pasó factura y la pesadez se sumó a los dolores de espalda. Mi baja performance en las mesas, por supuesto, también respondía a diversos factores. De hecho, me encontré con unos cuantos escenarios que tomé como un baño de humildad. Más sobre esto más adelante.

     

    También durante el sexto día se dio el evento del trofeo: el único torneo en pesos de la grilla, con un buy-in de ARS150K y niveles de 20min. En un principio no estaba seguro de si jugarlo o no, principalmente por el cansancio que mencioné antes, pero terminé decidiendo jugarlo principalmente por dos motivos. El primero es que había hecho ese viaje para jugar y que dejar pasar un spot EV+ me significaba una pérdida de tiempo y un desperdicio de lo que había sacrificado para estar ahí. El segundo es que, mientras se jugaba este torneo, la mayoría de los regulares estaban jugando el evento High Roller (fuera de mi grilla) y casi ninguno de los mejorcitos se había vuelto a mirar el torneo en pesos.

     

    Entonces me registré, gané casi todos los spots en los que iba por delante y una considerable cantidad de flips, y finalmente gané el torneo. Salir primero no es una situación que se dé muy a menudo y siempre se siente especial. Estoy contento, ya que viajé a Rosario con la esperanza de volver con un trofeo y pese a que las cosas no se estaban dando muy bien, este evento entregaba sólo un trofeo al primer puesto y me lo quedé yo, sin arreglo con mi rival. Si bien sólo contó con 66 registros y el cobro fue en ARS, funcionó bien como un resultado que cubra los costos del resto de la serie y como experiencia satisfactoria entre tanto desgaste físico y emocional.

     

    Tras este resultado, jugué al otro día unos intentos truncos de pasar al Día 2 del evento 2nd Chance, luego jugué el evento turbo de la noche y tras una semana de torneos en vivo di por finalizada mi serie.

     

    0c49e53d35647d0175376438479edb2d.png

     

    PENSANDO EN MI PERFORMANCE

     

    Desde mi punto de vista, uno de los aspectos más interesantes sobre el poker es la infinitud de situaciones posibles. Uno puede pasarse la vida estudiando spots y siempre van a surgir situaciones nuevas, diferentes matices para estructuras ya pensadas y hasta resoluciones contraintuitivas de situaciones que uno podía creer sabidas. El meta se mueve constantemente y los jugadores se adaptan a lo que va sucediendo, para estar siempre en la ideal cresta de la ola. Sin embargo, eso no significa que sea correcto ponerse a inventar.

     

    Recuerdo, no mucho tiempo atrás, haberme puesto contento al pensar en que iba a poder jugar estos torneos porque el nivel promedio percibido del field parecía estar inequívocamente por debajo de lo que yo consideraba mi nivel. Si bien no gané nada, durante los primeros dos meses los resultados me hicieron sentir bien y cierta cantidad de buen run me hizo acumular bastante confianza. Y la confianza es necesaria para estar siempre en condiciones de tomar las decisiones correctas, pero puede ser contraproducente si lo que genera es una constante estimación errónea de mi EV.

     

    Por ejemplo, es comprensible hasta cierto punto la adaptación de nuestros rangos para jugar más pozos postflop en posición contra un fish. También puede tener sentido, por ejemplo, encontrar spots donde limpear no es una mala opción aunque hubiese disponibles otras líneas más agresivas. Pero yo me encontré forzando spots postflop, en el afán de jugar más manos y prácticamente rompiendo cualquier atisbo de estrategia EV+ preflop, basándome simplemente en una sobreconfianza que, a fin de cuentas, tampoco tiene mucha razón de ser. Me es particularmente curioso que, en mi cabeza, lo que hacía no tenía nada de malo. Pero con el correr de las manos y los torneos, esta manera de jugar tuvo como única consecuencia que pudiera ver en primera persona un montón de stacks desvaneciéndose ante mis ojos.

     

    a695e0ffa249a8fc4d2debe46b1a1f01.jpg

     

    Pienso en qué emociones reinaban en ese momento en mi cabeza para entender mi comportamiento y podría decir que sentía una mayor necesidad de ganar los pozos que se me presentaban que de jugar correctamente. Esta sobreconfianza en mi capacidad de analizar las situaciones mejor que mis rivales promedio graciosamente me ubicó en un lugar mental desde el que justifiqué desviaciones que se terminaron transformando en un mal juego. También es verdad que, a medida que se alargaba mi estadía, fueron surgiendo diversos dramas off-poker que no vienen al caso pero que afectaron mi estado de ánimo en general, pero no es mi intención echarle la culpa a ninguno de estos factores externos: la responsabilidad es mía, porque soy yo quien toma las decisiones en la mesa y es mi trabajo hacer que esas decisiones tengan una expectativa positiva. Y si me encontré siendo un fish, me es importante entender qué errores me convirtieron en un fish y de dónde surgen esos errores.

     

    El poker se trata de tomar decisiones correctas: se debe analizar de manera despierta cada situación que se presenta y, con la información que tenemos a nuestro alcance, hay que encontrar el movimiento con mayor expectativa a largo plazo. Hay situaciones que pueden ser realmente muy complejas, pero hay muchísimas otras que son sencillas, como entender con qué manos no conviene meterse en problemas. Hacer uso de las tablas preflop no implica sólo memorizarlas, sino también comprender por qué los rangos están compuestos de esa forma y para qué nos sirve respetar esa lógica. Si queremos encontrarnos en situaciones beneficiosas para nosotros contra jugadores de los que podemos sacar ventaja, nada más inteligente que comenzar con una minuciosa selección preflop.

     

    POST WIN CLARITY

     

    Hubo un momento durante la serie en el que empecé a sacar estas conclusiones tras notar la cantidad de errores que fui acumulando, aunque reconozco que la mayoría de la claridad vino tras el respiro del win. Fui llevando nota de diferentes spots para analizar qué fallas podían aparecer desde la estrategia, pero también se dieron situaciones en las que cometí errores por no haber prestado la suficiente atención, como por ejemplo un shove con 23bb con un stack de 27bb en la SB, cuando estimaba que mi stack rondaba las 15bb y que la SB no llegaba a las 20BB. No haberme dado cuenta de los tamaños de los stacks es un claro indicador de que me encontraba muy lejos de estar focus y en mi A game.

     

    Sin embargo, considero que fue un buen viaje. Esta nueva etapa personal, que incluye jugar en vivo, recién está comenzando y me resulta importante tomar nota de todas estas situaciones que se presentan para poder trabajar en ellas. Muchos de estos escenarios surgen dentro de lo que es el jugar live y son muchas las adaptaciones que voy a ir encontrando necesarias a lo largo del tiempo. Los tiempos del poker en vivo son muy particulares y la expectativa es siempre mayor que la cosa en sí: puedo disfrutar de imaginarme 3-beteando y ganando pozos, pero de igual manera habrá que jugar tranquilo y concentrado durante 12hs por día. Tenerlo en cuenta a la hora de prepararme para futuros torneos me va a ayudar a evitar muchos errores, y entiendo que estar distraído me acerca a cometerlos, tanto en las mesas como fuera de ellas, y es mi responsabilidad mejorar en ese aspecto.

     

    6718a837f45ae361aa145eb75028399c.jpg

     

    Hoy reconozco que volví del viaje agotado física y mentalmente, pero también muy inspirado a seguir mejorando. Sigo creyendo que la posibilidad de estar entre los mejorcitos del field es real, y estos errores no hacen más que recordarme que el conseguirlo depende pura y exclusivamente de mí. Está en mis manos trabajar a consciencia para todos los días al menos dar un paso en esa dirección. Habrá que seguir trabajando y estudiando, cada vez con más ganas, para que la próxima definición nos encuentre en mejor forma física, mental y pokeril.

     

    Hasta la próxima publicación.

    3/3
    Responder Cita
    0
2 posteos
1 persona está leyendo este hilo (1 Invitado):
¿Por qué registrarse en GipsyTeam?
  • Serás capaz de dejar comentarios, calificar posteos, participar en discusiones y de mejorar tu nivel de juego.
  • Si prefieres una baraja de cuatro cartas y quieres apagar las animaciones de avatar, esas opciones están en los ajustes de tu perfil.
  • Los favoritos, el backing y otras herramientas convenientes del sitio estarán disponibles para usted.
  • En cada página verás donde aparecerán los nuevos posteos y comentarios.
  • Si te registras con las salas de GipsyTeam, recibirás estadísticas de rake, puntos de bonus para compras en la tienda, promociones exlclusivas y soporte extendido.